domingo, 3 de julio de 2011

gloomy sunday

una y otra vez, se rindió ante la melodía que inundó todo su mundo, aquellas cuatro paredes. se alimentó del dolor de cada una de aquellas estrofas y se le formó un nudo en la garganta que ya nunca supo cómo desenredar.

no opuso resistencia a la voz que desgarraba el silencio y pintaba de gris entre líneas. y se dejó arrastrar un poco más...

***